Por qué no me voy de IUCM

Twitter icon
Facebook icon
Google icon
StumbleUpon icon
Del.icio.us icon
Digg icon
LinkedIn icon
MySpace icon
Newsvine icon
Pinterest icon
Reddit icon
Technorati icon
Yahoo! icon
e-mail icon

Da la impresión de que, para algunos compañeros y compañeras, quienes no hemos estado apoyando a Tania Sánchez, estábamos con Ángel Pérez y la “mafia”. La verdad es que algunos no hemos sido ni de Pérez ni de Sánchez nunca y conozco a muchos compañeros y compañeras que podrían afirmar lo mismo que yo. Pero es así. En esta organización te etiquetan rápido y para algunas personas es más sencillo pensar “si no está conmigo es de los malos” que al fin y al cabo trae menos quebraderos de cabeza que tratar de conocer las motivaciones de cada cual.


Soy del grupo que piensa que lo que está pasando en IUCM obedece a una estrategia planificada, por lo que no me sorprenden algunas de las salidas y dimisiones que se están produciendo. La verdad es que la estrategia de no reconocer a la dirección es difícil de creer por quienes sabemos lo que ha estado ocurriendo estos últimos meses.


A finales de 2012 tuvimos la IX Asamblea de IUCM, que a unos gustó más que a otros en cuanto a sus normas pero que tuvo los resultados que tuvo. Nos presentamos con 3 listas: la oficialista, encabezada por Eddy Sánchez (404 votos), que representaba a la anterior dirección y que obtuvo un 51% de los votos a pesar de perder el balance de gestión, la de Cambiar IUCM, encabezada por Esther Gómez (290 votos), que contó con mi apoyo y el de mis compañeros y compañeras de Asamblea y que obtuvo el 37%, y la de Frente Amplio, liderada por Tania Sánchez (97 votos) y que sacó un 12%. Total: 51% de una lista y 49% de la suma de las otras dos, saliendo Eddy Sánchez elegido como Coordinador.


“Los del 49” tuvimos durante un tiempo reuniones de análisis y estrategia para poder cambiar la situación, ya que nos encontramos quienes ganaron la Asamblea montaron una Comisión Ejecutiva sólo con su parte, lo que podían hacer con la mayoría en Presidencia y Consejo Político Regional.


Las cosas cambiaron en abril de 2014, cuando tras meses de negociaciones se formó una nueva Ejecutiva que representaba a todas las partes. ¿Qué quiere decir eso? Que en la dirección de IUCM había personas que han estado apoyando a Tania desde las Primarias, algunos de cuyos miembros han dimitido y otros de los cuales se han quedado, pero utilizando al PCM para anunciar a bombo y platillo que no reconocen a la dirección de IUCM. Es decir, que no reconocen el trabajo que ellos y ellas (o su gente) habían realizado para integrar todas las partes en la dirección de IUCM.


El punto de inflexión, lo que definitivamente rompio “el 49” fue el anuncio de Tania Sánchez para presentarse a las primarias de IUCM. Pero no por el hecho de que Tania se presentara, sino porque tomó la decisión por su propia cuenta, sin que en “el 49” se debatiese quién podía representarnos mejor. Obviamente es una decisión personal, pero una parte de ese 49% consideró que respondía a una ambición personal y que no nos podía representar una persona que ni siquiera se había molestado en escuchar nuestra opinión. Por eso algunas personas decidimos no apoyarla en las primarias, mientras que otras se dedicaron a vender que Tania Sánchez era la única alternativa posible para no desaparecer, contando con defensoras incluso entre personas que tradicionalmente le ponían de vuelta y media y que le habrían echado a los leones en las guerras internas de sus asambleas de base.


En las primarias ya sabemos lo que pasó. Muchos compañeros y compañeras saben mi opinión: que hacer primarias antes de tener el programa hecho es un paso personalista que pone a los candidatos y candidatas por encima de la organización y del proyecto. Además, siempre me ha gustado contar con simpatizantes, no sólo para votar, sino para trabajar, que es como se fabrica la militancia y como se crea realmente afinidad, pero se facilitó que una miríada de personas afines a otra organización pudiese decidir sobre IU. Con este panorama, y sabiendo que Tania ganaría sólo por la participación de tanto simpatizante afín a Podemos, muchos afiliados y afiliadas decidieron no votar, lo que facilitó que Tania ganase tanto con simpatizantes como sin ellos. Probablemente el resultado hubiera sido muy distinto en unas primarias cerradas, pero no tiene sentido darle más vueltas a algo que ya está hecho. Tania ganó y el Consejo Político Regional así lo ratificó recientemente.


Desde ahí, quienes apoyaron su candidatura se autolegitimaron como mayoría cualificada para decidir el rumbo de la organización por encima de la dirección, a la que vienen ignorando desde antes de la dimisión de Eddy Sánchez y la consecuente remodelación de la Ejecutiva, olvidando (o ignorando, dependiendo de quién hablemos) que las direcciones se eligen en asambleas y que la última, para bien o para mal, la perdimos quienes apostamos por el cambio.


Visto todo esto, ¿todavía cabe el argumento simplista de que “si no estás conmigo, estás con ellos”? Por supuesto que no. Muchas de las personas que decidimos no apoyar a Tania Sánchez en las primarias nos hemos pasado de un lado a otro, ni somos “Tanios” ni somos “Pérez”, somos miembros de IUCM y creemos que ésta sigue siendo necesaria frente a quien, creemos, quiere debilitarla para favorecer otros proyectos. Y esto es legítimo, tan legítimo como la decisión de quien apoyó a Tania porque creía en el cambio para IUCM pero no se va porque aún cree en este proyecto.


¿Qué pasa ahora, que hay gente que se va y gente que se queda? No hay que preocuparse de quien no está en IU más que de quien está en otras organizaciones. Y no hay que hacer sangre con quien decidió apoyar a Tania Sánchez pero ha optado por quedarse. Lo que toca es trabajar, dejar que quien tenga que salir se salga y contar con todas las personas que se quedan para construir un programa fuerte, de izquierdas, transformador, como siempre hemos hecho. Toca converger, como siempre hemos hecho. Toca construir un bloque social y alternativo a las políticas neoliberales como siempre hemos hecho. Desde la pluralidad y desde la izquierda, contando con todas las voces. Porque mi objetivo no es la radicalización democrática; “unidad popular” suena muy bonito pero también me suena a pensamiento único. Mi expresión, como la de mi organización en los últimos procesos electorales, se define sola: izquierda plural.

Tags: 

Añadir nuevo comentario

Startup Growth Lite is a free theme, contributed to the Drupal Community by More than Themes.