Dos vías para cambiar el modelo energético

Twitter icon
Facebook icon
Google icon
StumbleUpon icon
Del.icio.us icon
Digg icon
LinkedIn icon
MySpace icon
Newsvine icon
Pinterest icon
Reddit icon
Technorati icon
Yahoo! icon
e-mail icon

El pasado 21 de febrero tuve el placer de participar en una mesa redonda sobre autoconsumo energético y métodos alternativos gracias a la invitación que desde Amigos de la Tierra llegó a IU Fuenlabrada. Así, compañeros de SOM ENERGÍA, ECOOO, Equo, PSM e IU Fuenlabrada pudimos debatir con el público asistente en La Boheme sobre el tema


Muchos de los conceptos mencionados como autoconsumo, crear energía propia, consumir electricidad verde, potenciar la energía solar etc., suenan realmente atrayentes, tanto desde una perspectiva ecológica como desde una perspectiva de combate al oligopolio energético existente en el conjunto del Estado, pero "atrayente" puede convertirse en "intimidante" cuando conocemos que el Partido Popular ha privatizado el Sol, obligándonos a pagar un peaje en forma de impuestos por la utilización de placas solares

El juego es obvio, gravando el autoconsumo de energías renovables nos desaniman a utilizarlas y seguir dependiendo del suministro de las grandes distribuidoras, para mantener así el oligopolio de unos pocos, cuyos beneficios también han redundado estos años en aquellos miembros de PP y PSOE que han intercambiado escaños por sillas en los despachos de las grandes distribuidoras y de otras empresas públicas privatizadas por sus gobiernos.


Se hace así necesario, cuando no vital, cambiar el modelo energético actual, a través de un proceso con 2 ramas principales. Por un lado, la que cooperativas y empresas como SOM ENERGÍA y ECOOO, además de muchas otras, hacen, con la deSOLbediencia, el autoconsumo organizado y el buscar alcanzar una cuota de mercado significativa que haga sombra al negocio de las grandes distribuidoras. Pero esto no es suficiente si se vuelve a cambiar la legislación para seguir favoreciendo a las Iberdrolas, Endesas, Fenosas y demás, siendo ahí donde entra en juego la importancia de la segunda rama: la de la administración pública.


¿Qué se puede hacer? ¿Funcionan las medidas actuales? A nivel local tenemos diversos ejemplos aquí en Fuenlabrarda, como pueden ser la firma del Pacto de los Alcaldes contra el Cambio Climático (que se compromete a reducir en 2020 un 20% de las emisiones contaminantes) o la Agenda 21, un proyecto con pilares tan importantes como la eficiencia energética, la movilidad, el urbanismo sostenible, el uso de las energías renovables y la gestión de los residuos y el agua pero, sobre todo, en la participación ciudadana para alcanzar acciones concretas para problemas específicos. Además, desde la Concejalía de Sostenibilidad se realizó un Plan de Sostenibilidad para PYMES locales con el fin de mejorar su eficiencia energética y se consiguió un ahorro de más de 1,5 millones de euros en la factura que el Ayuntamiento paga de electricidad a través de la mejora de la eficiencia.


¿Sirve todo esto? ¿Salimos a la calle y se lo preguntamos a la primera persona que pase? Posiblemente nos diga que sirve para ahorrar y está muy bien, pero que no cambia el modelo, que seguimos teniendo unos políticos enchufados y que hace falta una mayor conciencia ciudadana que fomente una forma de hacer política responsable, sostenible, participativa y solidaria.


El trabajo en la administración y a través de la oposición política debe hacerse también en el ámbito regional, en el estatal y en el europeo. El PP sigue aplicando su rodillo parlamentario y devolviendo favores a los que nos siguen haciendo pagar la deuda de las nucleares y se empeñan en no cerrarlas, a pesar de haberse demostrado que son un peligro para la humanidad. Así, el trabajo queda para la oposición, o más bien para esa parte de la oposición que piensa que primero están las personas. Así, Izquierda Unida ha respaldado la Iniciativa Ciudadana Europea que, iniciada por diversos movimientos sociales, ha pedido que se reconozca el derecho al agua y al saneamiento como derecho humano. En el Estado, Izquierda Unida continúa pidiendo el cierre de las nucleares y mostrando su compromiso en la lucha contra el cambio climático, solicitando que se penalicen más duramente los delitos medioambientales en las Cortes Internacionales y consciente de la necesidad del cambio de modelo energético al instar al Estado a que intervenga las empresas del sector energético, para que el suministro de la electricidad sea un servicio esencial a las órdenes del interés general y no del afán de enriquecimiento de unos pocos a costa de las familias sin recursos.


Y al final, regresamos a la teoría de las 2 ramas para cambiar el modelo energético. Lo que podemos hacer directamente a través de la primera rama y lo que podemos hacer indirectamente en la elección de quién nos representa a través de la segunda rama. Al final, la decisión está en nuestras manos.

There is 1 Comment

Articulo perfecto para ver la problemática en este tema y las soluciones que da la verdadera izquierda, si fuera creyente te diría: AMEN!! Me encanta :)

Añadir nuevo comentario

Startup Growth Lite is a free theme, contributed to the Drupal Community by More than Themes.